Vendo la torre Eiffel... y el puente de Brooklyn.

Jinks

V.I.P.
Timos. El tocomocho, la estampita, la estafa nigeriana. Se estima que Bernard Madoff cometió un fraude de cincuenta mil millones de dólares. Es la mayor estafa cometida en la historia por una sola persona.

Otros no amasaron cantidades tan elevadas pero demostraron un extraordinario ingenio y asombrosa audacia.

Víctor Lustig


Nació en Praga en 1890. Salió de su patria para estudiar en Francia y Alemania. Con diecinueve años recibió un navajazo en la cara dejándole una gran cicatriz desde el ojo a la oreja. Dominaba cinco idiomas y, como todos estos personajes, era una persona de carisma e innatas dotes persuasorias.



Comenzó su carrera como tahur, embarcado en cruceros de lujo por el Atlántico, haciéndose llamar "Conde Von Lustig" y desplumando a incautos millonarios jugando al póquer, al bridge y al billar, juegos que dominaba a la perfección.

Tras el estallido de la I Guerra Mundial y el hundimiento del Lusitania se suspendieron estos cruceros y, apadrinado por Nicky Amstein, otro reconocido timador y embaucador de viudas, arribó a los Estados Unidos.

Allí comienza una prometedora carrera de estafador. Interpreta casi siempre el mismo personaje: un aristócrata centroeuropeo desposeído por la guerra, que ha tenido que huir precipitadamente de su país.

Según unas fuentes en Kansas, según otras en Missouri, el "Conde Lustig" consigue que un banco le compre acciones por valor de 25.000 dólares y le preste otros 10.000. Las acciones eran auténticas, hasta que él dio el oportuno cambiazo. Naturalmente desapareció con ellas. Cazado por unos detectives, consigue salir indemne convenciendo a los estafados de lo perjudicial que sería la mala publicidad para ellos. Es "compensado" con mil dólares por las "molestias".

Posteriormente, en Montreal, traba amistad con un banquero de Vermont tras devolverle una cartera "encontrada" que él mismo había robado antes. Habiéndose ganado su confianza, le transmite al banquero un "secreto de gran valor": tiene un primo que trabaja en el sitio donde se transmiten los caballos ganadores de las carreras en otros estados. Contando con esta información unos minutos antes, era posible apostar antes de que cerrara la ventanilla de apuestas y la ganancia era segura -el mismo engaño que vemos en la película "El golpe" (1973, Dir.:George Roy Hill. Int.: Robert Redford, Paul Newman)-. Igual que en el filme, tras un par de apuestas satisfactorias, el "primo" perdió 30.000$ (actualmente serían unos 300.000) y no volvió a ver al "conde".

En 1925 se le sitúa en París. En esa época la torre Eiffel, que no se construyó con intención de permanecer, necesitaba costosísimas reparaciones. De hecho, posteriormente permaneció por reclamación popular. Aprovechando esta situación y, haciéndose pasar por el Director General del Ministerio de Postas y Telégrafos, envió varias misivas "oficiales" a varios dueños de importantes metalúrgicas invitándoles a una conferencia privada en un hotel. En ella, les informó de la intención del gobierno de desguazar la costosa torre discretamente para evitar polémicas, y les invitaba a pujar por el negocio. Paralelamente convence al mas pardillo de ellos de que con un generoso soborno el negocio será suyo. Éste, un tal André Poisson, le entrega encantado la generosa dádiva y Lustig huye a Viena. Por supuesto le concedió la contrata al infeliz empresario.



En la capital austriaca, disfrutando de los beneficios de su estafa, comprueba por la prensa que su asunto no ha trascendido y deduce que el empresario no denunció el asunto. Temerario, vuelve a París y pone a la venta la torre por segunda vez, citando a diferentes industriales. Aunque llega a concretar la venta, es descubierto y ha de huir precipitadamente a los Estados Unidos. El asunto tiene mucha repercusión en la prensa de la época.

De vuelta al Nuevo Mundo perfecciona una estafa ya conocida como "la caja rumana": Una supuesta máquina de hacer dinero. En su papel de noble venido a menos, convence a sus víctimas de que ha de deshacerse de este maravilloso artefacto. Según explica y demuestra, introduciendo un billete por un lado de la máquina, y tras unas horas de espera, por el otro lado sale el billete y una copia idéntica. El cliente podía incluso comprobar en el banco que el billete era auténtico. De hecho era un billete legal, con los números manipulados.

De esta manera estafó a un industrial venido a menos llamado Herman Loller 25000$ de la época. Y así también consiguió que un sheriff local le dejara escapar del calabozo, tras detenerle por otro asunto.

Posteriormente se dedicó al la falsificación de billetes, siendo responsable de una inundación de billetes falsos en el país. Corría 1934 y el Servicio Secreto creó un escuadrón especializado para capturar a los responsables. Detenido con las planchas en su poder, escapó de la cárcel descolgándose con sábanas atadas.



De nuevo apresado en apenas un mes, es condenado a 25 años de prisión en Alcatraz. Allí comparte prisión con Al Capone, víctima también, según algunos,de Lustig. Se sabe que éste le prestó 50.000$ para un supuesto negocio y que éste posteriormente se los devolvió, llevándose una pequeña recompensa por su honradez. Es más lógico suponer que algo no salió del todo bien o que no se atrevió a estafar al mafioso. Que teambién tenía la cara cortada, como él.

Murió en 1947 de neumonía. En su certificado de defuncion, en el apartado de profesión, pone "vendedor".



George C. Parker

Nacido en 1870 fue uno de los más audaces estafadores de la historia. Se especializó en vender a los turistas monumentos públicos de Nueva York.

Vendió el Madison Square Garden, el Museo Metropolitano de Arte y la tumba del General Grant (haciéndose pasar por su nieto). Pero su venta preferida era el puente de Brooklyn, que consiguió "colocar" en numerosísimas ocasiones. Hasta dos veces por semana.



Parker se apostaba en el puente durante horas intentando iniciar conversación con alguna víctima, a la que le explicaba que estaba pensando dónde y cómo colocar una caseta para cobrar el peaje. Afirmaba que el puente era suyo, pero que al ser ingeniero y no hombre de negocios, no sabía bien la manera de hacerlo. Si el ingenuo entraba al trapo le ofrecía rápidamente la posibilidad de comprarlo. Tenía una oficina perfectamente montada donde realizaba todos los trámites. Llegó a venderlo por 50.000 dólares y también por 50, dependiendo del nivel adquisitivo que le estimara a la víctima. En más de una ocasión la policía hubo de intervenir para desalojar a "flamantes propietarios" del puente, que pretendían poner una barrera para cobrar el paso de vehículos y personas.

En realidad Parker no fue el primero en realizar esta estafa. Ya en 1899 un tal Peaches O'Day vendió a un ciudadano "un puente en buenas condiciones", según rezaba el contrato. El mismo puente de Brooklyn.

Tampoco fue el último: en 1992 Joey Skaggs se inventó una supuesta lotería que otorgaba la propiedad del puente durante cinco años, pretendiendo que era para financiar su reparación. Además, el puente llevaría el nombre del afortunado. Lo hizo a través de un supuesto memorandum entre oficinas firmado por el entonces alcalde de la ciudad: David Dinkins.

En Estados Unidos es frase hecha la expresión "If you believe that, then I have a bridge to sell you" ("Si se cree eso, tengo un puente para venderle"), en alusión a los timos de Parker.

Fue condenado a cadena perpetua en la cárcel de Sing Sing, donde murió en 1936.



Frank Abagnale

También Hollywood reflejó la vida de este hombre de la mano de Steven Spielberg en su película "Atrápame si puedes", protagonizada en 2002 por Leonardo di Caprio. Lo asombroso es que los hechos narrados son bastante fieles a la realidad:

Nacido en 1948, muy joven comenzó a falsificar cheques bancarios modificando los números de cuenta e ingresándolos en distintas cuentas a su nombre. Se estima que defraudó de esta manera unos dos millones y medio de dólares en 26 países. Todo ésto antes de cumplir los 21 años.



Consiguió un uniforme de piloto de la Pan Am y se hizo pasar por tal. De esta manera estuvo viajando dos años gratis por el mundo, al ser éste un privilegio de los mismos..



También simuló ser pediatra bajo el nombre de Frank Conners y ejerció en un hospital de Georgia. Solía encargar los "asuntos delicados" a sus ayudantes y fue despedido al poner en peligro la vida de un bebé.

Pasó el examen para ejercer la abogacía con un diploma falso de Harvard con el nombre de Robert Black e impartió clases de sociología en la universidad de Brigham.

Durante años llevó un alto nivel de vida conduciendo coches lujosos y frecuentando restaurantes de lujo hasta que fue capturado en 1969 en Francia por el agente FBI Sean O’Riley que llevaba años tras él. Estuvo encarcelado en Francia, posteriormente un año en Suecia y finalmente deportado a EE.UU. donde fue condenado a doce años en una prisión federal. Salió a los cinco a cambio de colaborar con el gobierno en la lucha contra el fraude.



Ha diseñado cheques antirrobo que se utilizan en la actualidad, escrito varios libros y se hizo millonario al instalar una consultora especializada en la detección de fraudes económicos.

Saludos. Jinks.

Bibliografía:
wikipedia
artoftheprank.com
security-faqs
elaleph.com
lekum blog
nuevotiempo.org
saberhistoria.com
 
Arriba