Nuevas filtraciones de Xbox 720 apuntan hacia una revolucionaria jugabilidad 3D

matosantos

V.I.P.
La filtración de una patente sobre la nueva consola de Microsoft podría revolucionar el mercado. Xbox 720 podría incorporar una tecnología que convirtiera nuestra habitación en un escenario de guerra 3D, a 360 grados. Un diseño tecnológico propio de la ciencia ficción que, según podemos leer, se encuentra dentro de los planes de la compañía.

A través del portal CVG hemos podido conocer una nueva patente de Microsoft. Se trata de una tecnología que convertiría el salón o el entorno de nuestra casa en un escenario de juego tridimensional, haciendo uso de las paredes y objetos del entorno para ofrecer una envolvente experiencia de juego.

La información, recogida originalmente por el portal Patently Apple, podría revolucionar por completo la escena. No exageramos. Esta tecnología se nutre de un avanzado mecanismo de proyección de 360 grados, y se complementa con un sistema de detección de movimientos por rayos infrarrojos similar al utilizado por Kinect. De hecho, la patente sugiere el empleo de un nuevo Kinect 3D, cámara que podría calcular con precisión los movimientos del jugador y su posición en el entorno de juego.

Como veis, la tecnología persigue objetivos similares a Forteza, otra de las patentes filtradas en la Red. En este caso, se trataba de unas gafas de juego inmersivo y, quizá, si aunaran ambos conceptos, la experiencia podría ser definitiva.


Obviamente, se trata de un proyecto más que, si bien podría ser real (el anterior fue confirmado por la propia compañía), no significa que vaya a materializarse a corto plazo o en la próxima consola de la compañía, conocida provisionalmente como Xbox 720 o Xbox 8.

En cualquier caso, supone un excelente punto de partida sobre el que trabajar y no deja de ser estimulante que las compañías se interesen por tecnologías de este tipo. Tal y como señala el portal CVG, la experiencia de juego podría sobrepasar los límites del televisor y utilizar las paredes e, incluso, incorporar elementos en el interior del escenario. Una jugabilidad tridimensional, de 360 grados y, quizá, dotada de hologramas. ¿Será este el futuro de la Next-Gen? ¿Revolucionará Microsoft la industria del vídeojuego?
 
Arriba